CORTÉS IBÁÑEZ, Patrocinio
Benilloba / El Comtat
Natural de Penáguila y vecina de Benilloba. Hiladora, de 22 años. Fue ingresada en el Depósito municipal de Cocentaina el 15-IV-1939, a disposición del Juez Militar de la plaza, y continuaba encarcelada en noviembre. Ingresó en la prisión de Alcoi desde Cocentaina el 14-III-1941, el 9-IV-1941 pasó a la cárcel de Monóvar y salió en libertad provisional el 26-VI-1941. En mayo de 1942 fue procesada, pues estaba acusada de haber estado sindicada en UGT antes de la guerra, y cuando se fundó la CNT en Benilloba, en diciembre de 1939, pasó a ese sindicato, de la que fue presidenta, así como de las Juventudes Libertarias, propagandista contra la Causa Nacional, se sospechaba que emitió informes contra vecinos de la localidad derechistas que se encontraban en el frente. Un Consejo de guerra la condenó a 3 años y un día de cárcel por auxilio a la rebelión, en 1943. Con Inés Gómez Biosca y Josefa Jorcas Borrell, fueron denunciadas por la viuda de un vecino del pueblo, que luchaba en el bando republicano y fue fusilado en el frente, al parecer al intentar pasarse de bando. Acusadas de haber delatado a este hombre y, en consecuencia, haber sido las causantes de su muerte, fueron detenidas y amenazadas de fusilamiento. Más tarde, el fiscal pidió 12 años y un día de cárcel para ellas. Al retractarse la viuda, les dijeron que si se autoinculpaban del incendio de la iglesia de Benilloba, solamente les recaería una pena menor de prisión. De ese modo, fueron condenadas a 3 años y un día por auxilio a la rebelión, de los que cumplieron sobre año y medio, en la prisión de mujeres de Monóvar (después de haber estado detenidas en Cocentaina y en Alcoy). Durante toda su vida tuvieron que soportar la humillación de los vecinos del bando vencedor; además, tenían que presentarse cada 15 días en el cuartel de la guardia civil (Fuente: AM Benilloba – AHPA. Legajos 3462 y 9055).